A algo más de cuatro meses para escuchar el pistoletazo de salida, poco a poco se van conociendo algunos de los corredores que, en parejas, disputarán esta nueva edición de la Intersport Canarias-Faro a Faro 2018. Uno de ellos será el reconocido Basilio Bravo (Caracas, 1973), afincado desde muy joven en la Villa y Puerto de Garachico. Esta será su cuarta participación en Faro a Faro, prueba a la que de manera cariñosa, ha bautizado como la ‘FaF and Furious’.

“Faro a Faro es una aventura en sí misma. Personalmente cuenta con ese espíritu donde no se pierden los valores más importantes del deporte y trabajo en equipo. Me recuerdo mucho a los orígenes de las pruebas de trail, en espíritu y sentimientos”, admite. De hecho, él ha sido pionero en participar en eventos de este tipo desde el año 2003, fecha en la que comenzaron las primeras pruebas de larga distancia en el archipiélago canario “con la Transgrancanaria o el kilómetro vertical de Garachico”, recuerda. “Faro a Faro ha conseguido unir a Tenerife en una simbiosis mágica entre participantes, acompañantes, público y organizadores”.

Aunque combina los entrenamientos en solitario y con grupos de corredores, la prueba se disputa en pareja y para esta edición será Nacho Ayala quien lo acompañe. “Ambos tenemos claro que no queremos marcarnos ninguna meta, simplemente disfrutar de todo el evento desde su inicio hasta su conclusión, porque el aura que rodea la carrera es especial e invito a todos a participar y vivirlo de cerca”, admite.

Sobre Basilio Bravo

Hablar de Trail en Tenerife, es hablar de Basilio Bravo. “Fernando González (Gran Canaria), y yo impulsamos esta modalidad. Veníamos de los Raids de Multiaventura -años 98 a 2000-, donde se combinaban varias disciplinas en total autonomía y sin utilizar medios de locomoción, salvo nuestra propia energía basada en la orientación”, explica.

Sobre su faceta de corredor admite que haber sido un ‘culo inquieto’ le hizo probar en el año 2003 en la Zegama Aizkorri y continuar con la ya extinta Aneto Xtreme. Desde entonces hasta ahora, más de cien carreras disfrutadas como la Courmayer Champex Chamonix, Marathon Des Sables, Transalpine Run, Olympus Marathon, TransGranCanaria (diez ediciones) o la New York Marathon.

Basilio siempre sintió atracción por este tipo de pruebas y como anécdota destaca que, durante su servicio militar, en 1992, se presentó voluntario con una unidad de operaciones especiales.